Alguien se ha preguntado alguna vez: ¿cuál es la razón por la que las personas ven porno?

El tabú con respecto a ver a no porno, aun continua con vigencia en la mente de muchas personas alrededor del mundo, así como aún lo sigue siendo el cultivo de semillas feminizadas de marihuana para quienes no conocen tal industria. De manera que, si eres tu quien no ha visto ni una sola vez porno, ello no es una premisa para considerar que el resto de la humanidad si lo ha hecho, y lo siguen haciendo.  

Las investigaciones nos señalan que al menos un 66% de los hombres y un 41% de las mujeres en lo que respecta a Estados Unidos, tienen como práctica quizás una vez al mes ver porno. Además vale destacar, que a manos del Internet se encuentra el 50% de las actividades relacionadas con el sexo.

Entonces, es momento de que nos detengamos a pensar en ello de una manera más seria: ¿ver porno será algo que se encuentra estrechamente ligado a nuestro código genético, y de no ser así, de qué trata su gran atractivo, y por qué solemos pensar que es bueno? 

¿Qué nos señalan los científicos?

Con el tiempo hemos conocido de las estudios científicos que los seres humanos siempre nos sentimos atraídos por los sistemas de recompensas, tanto naturales como cuando no lo son. Y en relación con ello, la pornografía suele ocupar un terreno bastante interesante e intermedio cuyo papel se presenta como una recompensa natural, es decir, el sexo; en lo que sería un entorno que no es natural o fabricado, como lo son cualquier dispositivo de visualización, pero sobretodo en alta concentración.

Para ser más específicos, la reacción a la que conlleva tal actividad no se encuentra lejos de los efectos que pueden alcanzarse por medio de alguna droga cuya extracción provenga de una síntesis natural y se proceda a su concentración para su futuro consumo. En el caso de las personas, el sistema de recompensas surge de un proceso evolutivo que tiene que ver con la adaptación, siendo esta una premisa de la que los científicos extraen que los hombres se encuentran programados naturalmente para ver pornografía.

En otros tiempos, la supervivencia de la especie humana dependía únicamente de la procreación, lo cual significaba a menudo tener relaciones sexuales con diversas mujeres, mientras mas fueran posibles, mejor. Es más, como una forma de garantizar la reproducción de la especie, el hombre como condición natural se encuentra capacitado para alcanzar de manera mas rápida la excitación que las mujeres y con ello garantizar la supervivencia de nuestra especie, es por ello que todo lo que conlleva a estímulos visuales les resulta muy gratificante. En resumidas cuentas, ver a otros teniendo relaciones sexuales, nos conduce al disfrute. 

En otros momentos de la historia, las puestas de los dormitorios no existían, lo que nos brinda la idea de que el sexo era una actividad quizás de carácter público. Ello sin mencionar que la serie de sonidos emitidos durante la actividad sexual son una forma primitiva de atraer al macho de la especie de manera instintiva con la idea de que se acerquen para disfrutar del momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *